BREVE HISTORIA DEL TRASPLANTE CAPILAR

 

 

 

 

Aunque la historia de la cirugía capilar se inicia con el cirujano Baromio hacia el año 1800, y el primer registro escrito de cirugía experimental tanto en animales como en humanos para tratar la alopecia es de Diffenbach y su profesor Dum Unger en Alema- nia, es el dermatólogo japonés S. Okuda en 1939, el primero en describir el método de trasplante de pelo mediante injertos de piel total que contenía folículos, utilizando como instrumental quirúrgico unos punch circulares de 2 a 4 cm de diámetro, injertos circulares de cuero cabelludo que posteriormente introducía en incisiones que practicaba en la zona calva.

Otro médico japonés Fujita en 1953, utilizando injertos de piel, reconstru- ye cejas en leprosos, alopecias cicatriciales por quemaduras, vitíligos, etc. En 1959 Orentreich, padre fundador de la cirugía capilar, hace una aporta- ción que sería decisiva para el desarrollo posterior del trasplante capilar, al demostrar que los cabellos trasplantados conservan en la zona receptora idénticas características de la región de la que proceden. Lo cual se viene a demostrar al comprobar que la alopecia hormogenética no afecta a los fo- lículos trasplantados a la región calva por lo que estas unidades foliculares (Ufs) permanecen sanas en la zona receptora aunque a través del tiempo se sigan perdiendo los folículos originarios.Los folículos trasplantados conservan en la zona receptora idénticas características de la región de la que proceden

 

A finales de la década de los setenta se comienza a injertar en la zona
calva unos polímeros sintéticos (prolena, nido, etc) fabricados primero
en Estados Unidos, luego en Japón y posteriormente en Italia que imitaban las características de los cabellos humanos. Esta técnica constituyó un rotundo fracaso por numerosas razones, que van desde la fragilidad de dichos polímeros, que más pronto que tarde terminaban por romperse, hasta la foliculitis segundaria al “granuloma a cuerpo extraño” que inducían en el cuero cabelludo, provocando en definitiva cicatrices antiestéticas y una mayor pérdida de cabello.

Posteriormente, en los ochenta se pasó a la técnica del “punch” consistente en extraer trozos de piel de uno a dos centímetros de diámetro, mediante bisturís circulares de este calibre, para poste- riormente injertarlos en la zona receptora mediante una incisión. Los resultados conocidos como “pelo de muñeca” no eran asu- mibles desde el punto de vista estético y pronto se desechó esta técnica.

 

 

En los años noventa nace la primera técnica de trasplante con resul- tados aceptables y la más practicada en la actualidad en el mundo: la llamada “técnica de la tira” o técnica FUS (Follicular Unit Strip o Fo- llicular Unit Scar). En ella el cirujano practica dos incisiones paralelas en la zona donante del paciente (generalmente de la región occipital), de entre 12 y 20 centímetros de longitud y varios centímetros de altu- ra, con el fin de extraer una tira de cuero cabelludo. Posteriormente mediante bisturí y con ayuda de un microscopio esteroscópico, se individualizan las Ufs. Tras el cierre mediante sutura y el vendaje de la herida quirúrgica, se gira el paciente y se administra anestesia lo- cal a la zona receptora, iniciándose el injerto de las Ufs obtenidas del colgajo. La evidente cicatriz presente en la región occipital, impide al paciente llevar pelo corto, además de que las intervenciones se limi- tan a una, máximo dos, para evitar elevar antiestéticamente el inicio del cuero cabelludo más arriba del cuello de la camisa.

 

 

Hacia el año 2001, surge una nueva técnica que intenta obviar los efectos adversos de la técnica “de la tira” (FUS). Esta nueva téc- nica se denomina FUE (Follicular Unit Extraction). Aunque diferen- tes grupos quieren apuntarse la paternidad de la técnica, son los hermanos Woods en Australia, junto al Dr. Cole en USA, y DHI en Grecia quienes comienzan a desarrollarla.

 

 

Clínicas Ceta se asocia en 2003 con DHI Hair Restoration y de la mano de uno de sus mejores cirujanos el Dr. Alex Seiadatan se convierte en el primer centro médico en España que realiza esta técnica que pasa a denominarse técnica FUE-CETA.

ClinicaSigma Madrid© 2018 Privacy Polic

                                            Aviso Legal

      Call & WHATSAPP & Viber                 +34 623 179 220

         +30 694 443 9680